The block construction of Etherna allows for very easy content creation. Some things just cannot be made easier.

El Software Libre en Latinoamérica y España

Venezuela, Argentina, México y España son cuatro de los países en los que más se valora y utiliza el software libre. Son muchos las iniciativas que apuestan por este tipo de tecnologías para ahorrar costes y garantizar la soberanía tecnológica de los países pero ¿qué tipo de iniciativas se desarrollan en Latinoamérica y España? ¿Qué gobiernos apoyan el software libre?

En medio de la tremenda crisis económica en la que nos encontramos, la optimización de los costes operativos de empresas y Administraciones Públicas se ha convertido en algo prioritario a la hora de recortar gastos y, por tanto, producir ahorros reales que permitan destinar los fondos a cuestiones mucho más prioritarias. Desde el punto de vista tecnológico, el gasto que puede llegar a asumir una Administración Pública en licencias de software es, sin duda, bastante importante; un aspecto que se suele tratar con bastante opacidad y que tendría solución si se apostase por la interoperabilidad y las tecnologías abiertas, es decir, por el software libre. Según un estudio publicado por PortalProgramas, México y España son los países que más software libre utilizan y Venezuela el país que más valora este tipo de tecnologías pero ¿hasta qué punto los gobiernos de España y Latinoamérica apuestan por el software libre? ¿Cuál es el estado del software libre en Latinoamérica?

La adopción del software libre en el ámbito de las Administraciones Públicas es siempre un tema que genera bastante controversia, un cambio de mentalidad y paradigma de trabajo que no todas las instituciones están dispuestas a afrontar por miedo al cambio, al rechazo de los empleados públicos o, simplemente, porque no se han parado a pensar en el impacto y ventajas que podría tener la adopción de software libre y los estándares abiertos.

Interoperabilidad, soberanía tecnológica e independencia son algunos de las ventajas que solemos atribuir a la implantación del software libre en el ámbito de la Administración pero, además, supone a medio-largo plazo un retorno de inversión que se materializa en un ahorro que, en el caso de Europa, se estima en unos 114.000 millones de euros en la economía europea y casos como los del Ayuntamiento de Munich se han hecho mundialmente famosos al igual que algunas iniciativas del Gobierno de Francia entre otros ejemplos. Si ponemos el foco en Latinoamérica y España, realmente, el software libre no es algo que nos quede lejano y, de hecho, según las estadísticas Argentina y Venezuela son los países que más valoran esta tecnología y los que mejor la conocen, con Venezuela coronándose como el país que más valora esta tecnología y Guatemala la que menos; por tanto, el software libre es una realidad que se conoce y, por tanto, se utiliza pero ¿qué apoyo gubernamental tiene? ¿qué iniciativas podemos encontrar en Latinoamérica y España?

Mas Info: http://alt1040.com/2013/04/software-libre-en-latinoamerica-y-espana

 

open_source

Crowfunding y Open Source, una combinación poderosa

Free as in free speech, not as in free beer. Esa es la típica frase que utilizan los angloparlantes cuando explican la diferencia entre “libre” y “gratis”, las dos acepciones de la palabra inglesa “free“. Pero que sea libre no significa necesariamente que siempre tenga que ser gratis, desde luego. Lo saben muy bien en RedHat, donde han logrado construir un poderoso negocio alrededor del software libre. Pero Red Hat es la excepción que confirma la regla.

Como explican en TechCrunch, hay por ahí desarrolladores Open Source que lanzan sus proyectos de forma totalmente desinteresada y sin cobrar un duro. También hay organizaciones (Apache Foundation, por ejemplo) que apoyan económica y organizativamente el desarrollo de proyectos Open Source. Y por supuesto, hay empresas como IBM, Intel, Red Hat, Samsung o Canonical que pagan a desarrolladores para que sigan trabajando en temas como el kernel Linux o en distribuciones que como en el caso de Ubuntu tienen un objetivo especialmente ambicioso.

Pero son esos desarrolladores independientes, que sacan tiempo al tiempo y programan casi por devoción los que me preocupan. Porque muchos podrían lograr mucho más. Lo explican muy bien en ese post de TechCrunch:

I’d wager that the bulk of Free Software is of the first sort: hobbyists looking to scratch an itch. Some of these hobbyists may be independently wealthy, and therefore able to work full-time on their projects; but most contributors to free software do so on the side, in between their other obligations. And let’s not forget all the people dabbling with code for their own personal edification, rather than trying to productize something.

It’s for this reason, I think, that Free Software often gets a bad rap in the court of public opinion. For every shining success like the Apache httpd or the LibreOffice suite or the Linux kernel, there are thousands of barely-adequate programs languishing at SourceForge and GitHub. Maybe they work well enough for their developers, who understand the various quirks and deficiencies, but they’re far from ready for prime time for “regular” users.

Así es: hay proyectos Open Source absolutamente brutales y claves incluso en el mundo empresarial, pero hay otros muchos (la mayoría, sí, perdidos en SourceForge, LaunchPad o GitHub) que son útiles únicamente para sus desarrolladores y quizás para algunos  pocos usuarios más. No suelen estar preparados para el común de los mortales, y uno de los motivos es sin duda la falta de un apoyo económico que convierta esos proyectos en soluciones mucho más útiles.

Para los desarrolladores que están dispuestos a dar ese paso -no todos lo quieren o necesitan-, las cosas eran complicadas hasta hace no mucho. ¿Donaciones con PayPal? Acaban siendo ridículas. Y entonces apareció el crowdfunding y lo cambió todo. Los servicios que proporcionan KickStarter o IndieGogo han sido tradicionalmente utilizados por “inventores” de ingenios hardware, pero poco a poco el software también se va adentrando en ese terreno, y ahí es precisamente donde los desarrolladores Open Source podrían comenzar a sacar partido a su talento.

Es el caso de dos campañas recientes que han dado que hablar en los medios. La primera, la del cliente de correo Geary, que pretende ser un desarrollo mucho más ambicioso de la mano de una campaña que pretende recaudar nada menos que 100.000 dólares. Y la segunda, OpenShot, que está a punto de conseguir los 20.000 dólares que también amplíe sus opciones actuales y además lo lleve no solo a Linux, sino también a OS X y Windows.

Mi opinión personal sobre ambos proyectos no es demasiado favorable. He probado Geary y me parece un cliente discreto, pero es que en la descripción de la campaña de crowdfunding en IndieGogo no aportan mejoras demasiado concretas. ¿Búsquedas instantáneas, notificaciones de email, soporte de los grandes servicios, autoguardado de borradores? No me parece que esas opciones cuesten 100.000 dólares de desarrollo, sobre todo teniendo en la actualidad soluciones como Gmail (vale, es propietario, pero Geary tiraría de él también), Thunderbird o incluso un cada vez más olvidado Evolution.

El caso de OpenShot es menos sangrante porque sus objetivos son interesantes, sobre todo el de llevarlo también a usuarios de Macs y PCs/portátiles con Windows. Pero he probado las versiones ya existentes y aunque son aceptables, MovieMaker o iMovie ofrecen características idénticas y en muchos casos superiores a las que ofrece ese desarrollo.

Por supuesto, la ventaja es clara: en la mayoría de las propuestas de KickStarter los inversores ganan acceso preliminar a esos desarrollos pero el resto pagarán cierta cantidad (mayor que la que invirtieron los primeros) por disfrutar de ellos. Pero tanto en Geary como en Openshot el software final seguirá siendo Open Source (o esa es la idea, supongo), así que los inversores son verdaderos mecenas que no solo benefician al proyecto, sino también a toda la comunidad Open Source, ya que aunque yo no invierta podré usar (y modificar, y distribuir, y compartir) el software cuando esté disponible.

Esos mecenas simplemente aparecerán en los créditos de las aplicaciones. Poca recompensa para una apuesta tan grande. O tal vez no.

Vía Cenatic.

open-source

Ubuntu destronará a Windows en China

Canonical vuelve a ser noticia. Esta vez porque firmó un acuerdo de colaboración con el gobierno chino para crear una nueva versión de Ubuntu. Su nombre será Ubuntu Kylin.

China desarrollará así una nueva arquitectura de referencia para los sistemas operativos basada en Ubuntu. Ubuntu Kylin se estrenará el mes que viene junto con el ciclo regular de publicación de Ubuntu. El sabor chino de Ubuntu va más allá de la simple traducción de Raring Ringtail y sus aplicaciones, ya que incluye características y aplicaciones especialmente adaptadas al mercado del gigante asiático.

Los métodos de entrada y calendarios chinos estarán soportados, y se incluirá un nuevo indicador meteorológico. Además, los usuarios podrán realizar búsquedas rápidas a través de los servicios chinos de música desde el Dash. Tras Raring Ringtail, las futuras versiones integrarán mapas del motor de búsqueda Baidu, y las compras se realizarán a través de Taobao. Se incorporarán también mecanismos de pago integrados con la banca china, así como información de ferrocarriles y vuelos.

Por si esto fuera poco, el equipo de Ubuntu Kylin está cooperando con WPS, la suite ofimática más popular de China y está creando un sistema de edición de fotos, así como herramientas de gestión que podrían incorporarse en otros sabores de Ubuntu en todo el mundo.

La ambición del proyecto abarca no solo el escritorio, Canonical quiere expandir la plataforma a servidores, tabletas y teléfonos. Para trabajar en el software, Canonical y China han establecido un laboratorio conjunto en Beijing en el que van a trabajar ingenieros de Canonical y de agencias gubernamentales chinas.

Para Microsoft, que actualmente domina el mercado chino con un 91,62% frente al 1,21% de Linux, este movimiento le va a hacer perder mucho dinero. Es el Gobierno el que está detrás y china es un mercado gigantesco, que aún tiene mucho potencial de crecimiento.

Fuente: HOnline

ubuntu-logo